Cuéntanos
tu historia

Sentí el amor libre, real e incondicional desde que atravese la puerta de este hogar. Natalia me recibió con una sonrisa de oreja a oreja y muchas ideas bonitas en mente. Nos pusimos manos a la obra, no sin antes escudriñar un poquito y ver que hallazgos interesantes que me hablaran de ellos me podían servir para conocerlos. Hacer sus fotos de embarazo fue sin una experiencia hermosa. Me enamoré por como se trataban; exudaban amor y si se querían hablar mimado, pues se hablaban mimado sin reparo. Estaba en una nubesita, porque siempre es genial trabajar con personas abiertas, propositivas y dispuestas a crear. ¡Pero sobretodo auténticas y sin pena de ser!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *